martes, 24 de julio de 2012

Bentejuí, la película

Ayer domingo (22/07/2012), en el centro cultural Guaires y junto a muchísimos espectadores, visioné por vez primera el adelanto del rodaje Bentejuí, una película del joven director Armando Ravelo, rodada con poco presupuesto y apenas publicitada, donde como siempre; parece existir una especie de endofobia por todo lo que se hace en Canarias. Cierto es y todo hay que decirlo, que desde la concejalía de cultura de Gáldar se apostó por este filme y hace poco también por el documental “Cubillo. Historia de un crimen de estado”.

   Creo, o por lo menos lo intento, que mis críticas tanto sean positivas o negativas deben ser al menos constructivas. Por eso desde aquí doy mi reconocimiento positivo a esta institución municipal por la implicación de promover y no esconder parte de nuestra historia, contada además gráfica y artísticamente por talentosos directores canarios.

   En el inicio de las primeras imágenes de Bentejuí ya se advierte el duro trabajo histórico que se ha llevado a cabo, tanto en imágenes, decoración y vestuario, como en los diálogos recreados en el antiguo guanche-tamazight. Esto le da al filme una increíble  autenticidad y por supuesto, una visión más verídica de los hechos históricos acaecidos en 1483, cuando antes de la rendición de Gran Canaria; los valientes Bentejuí y el Faycán de Telde (Faya) se desriscaron ritualmente al grito de Atis Tirma.

   No puedo negar que me emocionó profundamente el que por fin una historia fuera contada más objetivamente o por lo menos desde la óptica de los invadidos, pero es que además, la historia engancha y la música consigue mantener el ritmo cardiaco acelerado en determinados momentos, sobre todo, donde la acción es más contundente.

   Reconozco que llegué a vivir varios de los personajes que iban narrando con pasión los hechos, actores sin renombre (de momento) que lograron involucrarme en esa atmósfera inalterable de continuidad con mis ancestros, haciéndome partícipe de sus destrezas y energías, aún conociendo el triste y final desenlace.

   Espero y deseo que más instituciones tengan el valor de hacer posible la visualización de esta película, ya que este apoyo nunca será en balde, todos los canarios y no canarios nos merecemos buenos proyectos cinematográficos, donde además, podamos aprender nuestra verdadera historia, tan desvirtuada e intoxicada hasta la fecha, véase “Tirma” –producción hispano italiana- donde por ejemplo, la misión española era traer la prosperidad a los canarios obteniendo a cambio la guerra y la traición por parte de estos, en todo el filme los malos eran los canarios, ya que al no someterse no deseaban la paz, que “incomprendidos los pobres españoles”. La alteración histórica de la realidad es superada también en el vestuario, los cortes de pelo de los canarios, tipo punk o último mohicano, y hasta cuando el actor que hacía el papel de Bentejuí (con el pelo corto) se debe desplazar a Gáldar, llegado a su destino se muestra la secuencia del Roque Nublo. En fin…aún así, aprecio el valor histórico de este filme, pero ya es hora de que se valore y se premie los buenos proyectos y apuestas arriesgadas canarias que destilan talento a raudales.



Pedro J. Brissón – Asociación socio-cultural Faita
23/07/2012 – Islas Canarias